cine

Algunas notas: Luther (Neil Cross, 2010)

SHERLOCK, WATSON Y MORIARTY

John Luther (Idris Elba) y Alice Morgan (Ruth Wilson) son dos de los grandes puntales de Luther. La serie rescata y articula muchos de los elementos canónicos del serial detectivesco y policíaco de autores como Arthur Conan Doyle o Georges Simenon. Sin embargo, al igual que pasa en la transición desde el cine negro clásico hasta el policíaco actual, hay un giro conservador: el investigador que en el noir canónico es independiente, en Luther es parte del sistema, como también en The Wire, por ejemplo.

John Luther es un personaje que conserva muchas de las características de los grandes personajes del género, como Holmes, Maigret, Poirot o Colombo (Luther lleva durante buena parte del metraje una característica gabardina). La obsesión por el trabajo y consecuente negligencia en la vida personal, la brillantez en el razonamiento lógico, una gran intuición y un férreo código personal al que permanecer fiel, aunque en ocasiones no tenga nada que ver con la moral convencional (ni con la ley). Luther carga con un sentimiento de culpa; volverá a enfrentarse una y otra vez con él mismo, en una especie de senda del pathos que recuerda a la tragedia clásica. Sin embargo, tendrá ocasión de redimirse. Como personaje fijo y sujeto principal de la obra, Luther puede ser definido usando los eneatipos tres (que comparte con el personaje de Alice) –debido a su obsesión por el trabajo y el perfeccionismo, sobre todo- y algunos elementos del uno –el rígido código moral y los problemas para controlar su ira, sobre todo-.

Las resonancias del personaje de Alice Morgan –el apellido del protagonista de Dexter, primera referencia- son también dispares. Su actuación hace que el personaje pueda pasar en un segundo de ser inquietante a atrayente sólo a través de su sonrisa, que recuerda al Hannibal Lecter de El silencio de los corderos. Su relación con Luther es casi de necesidad mutua, de la misma manera que Holmes y Moriarty se necesitan el uno al otro. En un análisis eneatípico, veremos que también son similares: comparten elementos del eneatipo tres –un perfeccionismo obsesivo, por ejemplo-. Alice tiene también características del eneatipo ocho: una lujuria contenida pero potente, un narcisismo muy desarrollado, la igualación entre justicia y castigo.

Sin embargo, aquí se da una de las mayores originalidades de Luther, una de las rupturas con los cánones del género. El personaje de Alice cambia a lo largo del desarrollo de la serie. Del oponente necesario –el Moriarty de Holmes- pasará a ser el ayudante –Watson-. La relación entre ambos, a través de vaivenes con trasfondo sexual implícito, es uno de los mayores atractivos de la serie.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s