versitos

Calles de Carmona

He vuelto en el insomnio por las casas
de la vieja Carmona que algún día
vi sólo de pasada, en las ajadas
fotos de algún arcón de casa de la abuela.
Es ahora de noche, y yo tan niño
estoy ya deshaciéndome. Me observo
y soy una naranja que se pudre,
que cae del árbol ya de tan madura
y cruje contra el suelo, estalla y rueda
por un camino extraño hacia lo oscuro.
Está doliendo el alma si respiro,
punzadas de dolor en cada vena;
estoy llorando y grito y corro y caigo
y un lodazal se han vuelto mis andares.
El resquemor profundo del reproche
me muerde tan naranja desvalida
y enturbia la mirada y estoy solo
y llamo a voces y nadie responde.
Ya no sé dónde estoy y tan naranja
rodando por la hierba infecta de esta noche
calado de humedad hasta los ojos
turbios que ni su casa reconocen.
Por los patios y casas de Carmona,
maduro, putrefacto, me detengo
y aúllo deshaciéndome, y pregunto:
padre, padre, ¿eres tú?
Llévame de la mano. Tengo miedo.

Estándar

One thought on “Calles de Carmona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s