música

Based on a true story

Based on a true story, además de la leyenda de aproximadamente el 80% de las películas de sobremesa de Antena 3, es el título del álbum debut de la banda neozelandesa Fat Freedy’s Drop. Tanto el grupo como el disco tienen sus peculiaridades y curiosidades en el proceso de formación. Por ejemplo, Fat Freddy’s Drop se compone de siete miembros estables, todos ellos neozelandeses, que se conocieron hacia finales de los 90 alrededor de las salas de conciertos de Wellington, a las que acudían a participar en las jam sessions de la época. Poco a poco, durante estos años, comenzaron a tocar juntos en diferentes garitos de la zona, pudiendo así tocar y perfeccionar muchas composiciones que luego llegarían a sus grabaciones de estudio.

Después de su establecimiento como grupo en 2001 (el nombre viene de la foto del Fat Freddy’s Cat que incluían algunos tipos de LSD que consumían por allá entonces), después de haber organizado varias jams propias, editaron su primera referencia, un directo que incluía cuatro cortes de dieciocho minutos cada uno. Ahí es nada. Sin embargo, no llegarían a Europa hasta el año 2003, con su single Midnight Marauders. Desde entonces hasta la fecha de lanzamiento de Based on a true story, comenzaron a sonar cada vez con más fuerza los nombres de Mu Faiumu, el improvisado líder de la banda, y Dallas Tamaira, un vocalista que recordaba a algunas de las voces más clásicas y smooth del soul.

El dos de mayo de 2006 aparece en las tiendas neozelandesas este Based on a true story, que para un servidor es una auténtica obra maestra. Un disco sin complejos de una banda sin complejos. Uno de esos casos en los que un grupo, haciendo lo que quiere y como quiere, manteniendo siempre su independencia -nunca han dejado de editar bajo su sello propio, The Drop-, han conseguido hacerse un hueco en el corazón del público y en el mercado. Un curioso dato: consiguieron estar muchas semanas en las listas de lo que más sonaba en la radio con el primer single del álbum, Wandering Eye. Una canción que dura 9:49 minutos. Ya me extrañaría a mí ver algo así hoy en día en España.

En fin, Based on a true story es una delicia para los aficionados a la música funk/dub/reggae/roots, que incluso se atreve con escarceos con el jazz más que satisfactorios. Es un disco para escuchar relajados, para liberar el alma, para acompañar de un gintonic en una tarde medianamente soleada y un buen pitillo de maría. Bueno, esto tal vez no hubiera debido recomendarlo, pero da igual. Algunos de los temás más reseñables, a mi juicio, son el ya citado Wandering Eye, así como el eterno Cay’s Crays o This Room.

Que lo disfruten.

Fat Freddy’s Drop – Based on a true story (Spotify link)

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s