apuntes, prosita

La Carretera de Su Eminencia: la Palmera de los pobres

Son las siete menos cuarto de la mañana. Acabo de cruzar la avenida de Hytasa, antes Héroes de Toledo, y enfilo ya la Carretera de Su Eminencia (o suminensia, para los del barrio). El aire está echado y medio húmedo, y el sol despunta en colores violetas y naranjas pálidos. La larga avenida continúa donde acaba mi vista, y el panorama me recuerda a alguna serie policíaca de acción de los 70, con créditos de música de smooth jazz. El ambiente: California.Y sin embargo es Sevilla. Y Su Eminencia, más que a Long Beach o a Palm Springs o a cualquiera de esas interminables calles, me recuerda a la Avenida de la Palmera.

No hace falta cruzar el charco para encontrar los contrastes: aquí también hay hileras interminables de palmeras recorriendo ambas aceras de la calle, y sin embargo son interrumpidas aquí y allá por cubos de basura de los que rebosa la mierda, y que cerca uno de los primeros operarios de Lipasam sin saber muy bien qué hacer. Cruzan la carretera por donde quieren un grupo de gitanos que seguramente viene de recogida.

Aquí, en esta Avenida de la Palmera, no hay pabellones conmemorativos de la Expo, ni un parque que se recuesta a tu lado a todo lo largo de la avenida. Ahí está el puticlub nuevo que han abierto los chinos, que todo el mundo sabe que lo es porque el barrio es así, aunque no hay ni cartel puesto ni nada. Cerrada está aún la zapatería de la Mari, y la carnicería de Rafael, que se queja a diario de la bajada de ventas de unos meses hacia acá (¿pero la gente tendrá que comer, no?). Aquí no hay Puesto de los Monos ni lujosos hoteles con vistas ni casas señoriales con jardines inmensos. El Fali está abriendo ya el bar, y el primer grupo de parroquianos y albañiles espera en la puerta. Llevan años saludándose, y el Fali sabe antes de entrar quién tomará cortado, quién carajillo, y si uno u otro prefiere el pan más o menos tostado.

Aún no huele a café ni se mueve nadie en la calle, y sin embargo en menos de tres horas la Carretera de Su Eminencia será lo más parecido a El Cairo que ustedes podrán encontrar en esta ciudad: a todo lo largo de la avenida, interminables filas de furgonetas impedirán la circulación tranquila, y familias y familias de gitanos venderán sus frutas y sus verduras y sus enseres y su ropa interior de mira niña ven y pruébatelo que están a cinco euros y si no te gusta mañana me lo traes. Propio o robado, sinceramente, es lo de menos. Dos lechugas, un euro: compita con eso. Donde uno vende, otro mira de reojo constantemente, no sea que aparezca la policía y haya que coger los bártulos y salir corriendo. Es la rutina de este barrio, como las miradas desconfiadas y la intranquilidad de las mujeres que paran en la sucursal de El Monte a sacar dinero.

Así es Su Eminencia: una enorme avenida que concentra alrededor de sí lo mejor y lo peor del barrio. No está en el centro ni acaba con vistas al Costurero de la Reina ni colinda con Los Remedios. Pero bulle, hierve, explota cada mañana, con sus bondades y sus miserias. Me sigue sorprendiendo verla vacía cuando la cruzo de madrugada o a esta hora. Enciendo la radio del coche. El boletín informativo de las siete. Me enciendo un cigarro y bajo las ventanillas. Sevilla amanece, y yo cruzo mi Palm Springs particular camino de mi desayuno.

Estándar

15 thoughts on “La Carretera de Su Eminencia: la Palmera de los pobres

  1. GENIAL, me has recordado un poco a Carver, pero es como si Carver hablara de Sevilla, con sus sevillanismos y más cosas de aquí.
    Yo también he pensado muchas veces lo del ambiente californiano. De hecho, cada vez que cruzo la Palmera, pienso que si alguna vez pudiera rodar una película (con dinero) y quisiera emular alguna ciudad neutra-pero-yanqui, sería ahí, indudablemente.
    Maravilloso.
    Un abrazo.

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. vcitor dice:

    Hola q tal? Muy interesante el artículo…Estoy buscando a una persona que hace 20 años mas o menos vivia en este barrio, y no hay manera de enconterarlo. Juan Jose Zapata Moreno. (alrededior de 40 tacos). Si alguien sabe algo, contestenme. vgonzalezs@gencat.cat
    Gracias Un saludo

  4. Javi dice:

    perdona campeon, pero no digas qe nosotros , los del barrio de sueminencia , decimos suminensia, porque no es asi, vale?? lo decimos normal y corriente , tal y como suena, no digas cosas que no son, vale?

  5. jeje dice:

    Pues dilo como quieras pero yo vivo en el Cerro del Aguila y de toda la vida eso ha sido “Su Eminencia”, no sabía cúal eminencia pero con todas sus letras. Supongo que cada uno le da el toque que quiere y vendría mejor para un artículo de este tipo.

    Por cierto Su Eminencia como barrio es una cosa (ahora les da por llamarlo La Plata) y la carretera Su Eminencia es algo más larga y hay barrios de todo tipo.

  6. Buen articulo amigo.Yo vivi en la carretera SU EMINENCIA en los años 1983 ,84 y 85.Tengo gratos recuerdos y malos de aquel entonces,recuerdo que a pesar de la fama que tenia su eminencia yo tube unos vecinos esplendidos,me ayudaron mucho tanto a mi como a mi madre y a mi hermana.Cuando paso por alli siento gran nostalgia ,esa tienda de Conrrado en la calle ofelia nieto,ese cine la plata que era de verano,etc etc …Solo puedo decir una sola palabra VIVA SU EMINENCIA.

  7. Paco dice:

    Yo nací en este barrio al cual añoro sinceramente, conocí sus calles embarradas sin asfaltar, la conocí sin sus palmeras, la tuvímos que dejar en el año 1973 a causa de la crísis, aún hoy la recuerdo y me produce gran nostalgia, de hecho esa nostalgia me ha empujado a encontrar esta página.
    Saludos a todos los que levantaron este barrio que no ha dejado de levantarse a pesar de todo.

  8. Francisco dice:

    quisiera saber el origen del nombre de su eminencia.soy cordobés pero me interesa mucho todo lo relacionado con Sevilla y en general de Andalucía pues creo que tenemos la mejor tierra y las mejores gentes. Saludos para todos los sevillanos que me hacen sentir igual que en mi casa.

  9. Nacida en el cerro dice:

    Me parece que te has pasado bastante, yo nací en la calle Maqueda y Su Eminencia es una carretera donde viven gente trabajadora y gente sin trabajo como en todas partes no hay q comparar con ningún otro sitio cada barrio tiene su historia y la de éste es de gente corriente, sana y luchadora q conviven sin perjuicios aún con los problemas que LA DROGA trajo a muchas familias. En cuanto al nombre de la calle es Ingeniero de la Cierva, pero se conoce por Carretera de Su Eminencia por q al final de la carretera donde cruza ahora con la circunvalación había un cortijo donde vivía una Eminencia y pasaba por allí para llegar a su casa.

  10. Paco dice:

    Eminencia es un título de dignidad que se da a los cardenales de la Iglesia católica, así que éste título sólo lo puede llevar el Cardenal de Sevilla en éste caso, el cuál pasaba temporadas en una Hacienda que aún existe.
    La Hacienda de su Eminencia es una de las más monumentales de las que se encuentran en los alrededores de la ciudad y debe su nombre al Cardenal Solís que la adquirió transformándola en un bellísimo palacete. Este mismo personaje da nombre a la Barriada y a la carretera .
    El señorío de la Hacienda que ha llegado hasta nuestros días se mandó edificar por el Cardenal citado hacia mediados del siglo XVIII ( 1760) y parece que fue trazado por el Maestro Mayor de Obras del Arzobispado Pedro de Silva o algunos de los que entonces se ocupaban de las obras arzobispales, si bien no existe referencia documental concreta, aunque sí consta que fue ejecutado por los alarifes que trabajaban entonces en la Catedral de Sevilla. Aunque su aprovechamiento tradicional fuera el agrícola, cuando llegó a manos del Cardenal la Hacienda se transformó en una villa de amplias proporciones no exenta de cierta monumentalidad, destinada al ocio y al placer con aires de palacete suburbano, donde el Cardenal buscaba refugio huyendo del ajetreo de la ciudad, si bien tuvo también durante este periodo un cierto uso agrícola para el propio autoabastecimiento. El Cardenal compró aquella propiedad a tenor particular y se arruinó por las enormes cantidades de dinero invertidas en ella.
    A su muerte el Cabildo Catedralicio se incautó de la heredad y posteriormente con la Desamortización de Mendizábal pasó a manos del Estado que la comenzó a arrendar a la aristocracia sevillana como al Duque del Infantado y a otros representantes de la misma, pasando posteriormente a manos privadas. Su última propietaria fue la Marquesa de Tábara, emparentada con el Duque del Infantado, que la habitó hasta su muerte en 1992. El Señorío de amplias proporciones, se organiza en dos plantas con cubiertas aterrazas y miradores desde los que se divisaba la campiña. Sus altos muros se articulan con dos órdenes de pilastras superpuestas, dóricas en el cuerpo bajo y jónicas en el alto,rematándose en azoteas antepechadas con barandas de hierro entre pilares de obra.
    La planta baja se componía con salones de representación, las cocinas y despensas y la capilla y desde allí una escalera conducía a la planta noble que comprendía una zona de representación y las habitaciones privadas. De entre todos los espacios de esta segunda planta el más solemne es el gran salón rectangular de baile, cubierto con bóveda coronándose en el centro por un cupulín con linterna, rodeado de huecos resueltos en arcos de medio punto rematado en un casquete hemiesférico, coronado por una veleta y abierto por todos sus lados. Este gran salón ptresenta ventanas y balcones que permitían una relación constante entre la vivienda y el campo circundante, así como una apertura al bello jardín que rodeaba la edificación principal, del cual todavía se conservan diversas palmeras y naranjos.
    Todo el conjunto se construyó en piedra y estuvo ornado en su interior con algunas pinturas murales. Junto a la edificación principal se hallaba la gañanía con las viviendas del capataz y de los trabajadores de la Hacienda, así como los almacenes para guardar los aperos agrícolas , caballerizas, gallineros etc… Todo quedaba limitado por un muro en donde destaca la portada de acceso con el escudo del cardenal y un gran portalón de madera con postigo que permite el acceso hacia el interior .

    Datos históricos

    Originalmente surge como Hacienda de olivar y cítricos en el siglo XIV con 100 áreas y sus límites primeros llegaban hasta la Hacienda de Amate y hasta el llamado Puente de la Piedra y Dos Hermanas.
    Considerado Patrimonio Inmueble de Andalucía.

    Busquen en Imágenes de GOOGLE: Hacienda Su eminencia.

    Saludos desde Gerona un ”su eminenciero de nacimiento”

  11. fernando dice:

    yo soy del barrio y pienso que la fama absurda de la delincuencia la tiene en gran modo que dejaron de cuidar el barrio al ser una bolsa de búsqueda de la policía al toxicómano ….y eso degrado todas las oportunidades de trabajo para los vecinos,,,,llamado punto negro

  12. fernando dice:

    en los noventa la mayor parte de la juventud de su eminencia no trabajaba en Sevilla capital por ser de aquí , que han hecho por el barrio el ayuntamiento en veinte años …nada…..como se permite que padres de familia corran de la policía por vender naranjas o papas y descarten cometer delitos para alimentar a sus hijos pos nada ……los echan o le quitan todo,,,que vello es vivir en suminencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s