apuntes, música, versitos

Segunda entrada seguida de poesía, y ya es raro

Gracias a este post del Jesu en su blog, descubrí algo de lo que nunca había tenido noticia: de que tenía mi propio blog en el Google Reader (¡oh, rara egolatría!), y de que además el Reader me había guardado todas las entradas del blog a pesar de haberlas borrado. Estuve un rato leyendo las cosas que escribía, hasta que tuve que dejarlo. De todas formas, la buena noticia es que pude recuperar dos poemas que escribí poco antes de cerrar el blog, y que creía perdidos para siempre. Fueron escritos antes de que Oro saliera, o sea, en algún momento entre 2006 y 2007: maldita manía de no fechar los poemas. Los reproduzco aquí como mera curiosidad, y también por si vuelve a pasar, poder recuperarlos de nuevo. Curiosamente, algunas de las imágenes de estos poemas las he reciclado inconscientemente para otros poemas más nuevos, como El Pozo, y uno de ellos, el Contra Flaqueza II, es la segunda parte del Consejo para momentos de flaqueza, que ya salió publicado en Oro. No sé cuál será el valor real de los textos. En fin, a los poemas.

EN EL BROCAL

Me siento en el brocal a media tarde.
Está cayendo el día en los olivos;
en la dama de noche, flores blancas.
Me siento junto al fuego que imagino
colmado por la risa y las historias,
dibujando las sombras de los hombres,
de los rostros curtidos, del cansancio.
No sé qué historia cuentan las cenizas
de las casas deshechas de este pueblo;
no sé qué llamarada las sedujo,
qué oscura fue la guerra que lucharon.
Hoy miro los olivos que florecen
y me tapo los ojos con la mano:
el viento ya se lleva las cenizas,
sobre el brocal antiguo nada queda.

***

CONTRA FLAQUEZA II


Cómo llamar hogar a esta habitación extraña,
cómo decir tu nombre y no volver a ciegas
como vuelven los perros al hogar con la noche,
como vuelve el sediento a la fuente vacía
con los ojos brillando con temblor infantil.
He plantado semillas en una tierra yerma,
regado cada día con secreta esperanza;
como en un ancho río se perdieron las aguas,
abajo, en lo profundo. Con el amanecer
cantaron un par de pájaros extraviados
y se coló en mi cama una luz errabunda.
Me tapo cuanto puedo para engañarme un poco,
pero la vida se me cuela por todas partes:
hay charcos de luz tenue brillando en las aceras
esperando las botas de agua de los niños;
hay un poco de lluvia para quien quiera mojarse
y canciones alegres para la hora del baño.

Ah, por cierto, también pude rescatar esta pequeña joya musical, que también creía perdida, que les animo a disfrutar una y otra vez hasta que estén saciados.

Estándar

One thought on “Segunda entrada seguida de poesía, y ya es raro

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s