cine

Mi butaca: Larceny Inc. (Lloyd Bacon, 1942)

Larceny Inc. es una rara comedia, estrenada en 1942 y dirigida por Lloyd Bacon, uno de los directores más regulares de la época (quizá les suene su Calle 42, con una espléndida Ginger Rogers). La película cuenta la historia de un grupo de ladrones que, tras salir de la cárcel, intentan abrir un negocio lucrativo y legal. Al ver que el banco no les concede el crédito que necesitan para empezar a trabajar –fíjense qué actual, y es de 1942-, deciden atracar un banco silenciosamente. Para ello, comprar una tienda de venta de maletas cercana al banco y se proponen cavar un túnel desde el sótano de su nueva tienda hasta el banco. Mientras tanto, Dennys, la hija de nuestro protagonista, Charles Maxwell, trata por todos los medios posibles de impedir que esto pase.

La película es un derroche de inteligencia y humor. No sólo por las situaciones cómicas per se, que de todas formas son abundantes y estupendas, sino por la fina sátira que recorre todo el hilo argumental del film (en un momento de la película, el protagonista afirma a voz en grito que “los préstamos bancarios son el alma del país”). A pesar de ser, en cierta forma, una comedia de enredo, Larceny Inc. es mucho más que eso. Su trastabillado final, que roza el drama durante algunos momentos, tampoco tiene desperdicio. En todo caso, como corresponde a una película de estas características, tiene uno de esos finales felices “que sólo el celuloide puede dar”, como decía el protagonista de V de Vendetta.

Las interpretaciones son redondas y ágiles, y disfrutarán con el diálogo todos aquellos que, como yo, sonreímos inevitablemente escuchando las conversaciones, aceleradas y directas al grano, de grandes películas como Luna Nueva. La fotografía, en un preciosista blanco y negro, tampoco desmerece. En cuanto a las interpretaciones, destacan Edward G. Robinson en el papel principal, con esa cara de circunstancias que sólo unos pocos como él pueden entregar, y Anthony Quinn, en una breve aparición como el malo de la película.

Esta película sirvió de inspiración para Granujas de medio pelo, el conocido film de Woody Allen. En todo caso, si ustedes tienen a su disposición un buen programa p2p, y seguro que lo tienen, ni se molesten en ver a Allen y vayan directamente a conseguirse esta joya. No se arrepentirán.

Estándar

One thought on “Mi butaca: Larceny Inc. (Lloyd Bacon, 1942)

  1. Me la apunto.
    Todo lo que sea Edward G. Robinson, a priori, me gusta. No te pierdas su “muerte dulce” (qué digo dulce; dulcísima, envidiable incluso) en ‘Soylent Green’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s