apuntes

La cancamusa artística

(Publicado originalmente en Sin Futuro y Sin Un Duro)

En mi artículo de hace un par de semanas hablaba un poco de la tontería en que se ha convertido buena parte del vaporware que es la web 2.0. Sin embargo, no es ni mucho menos el único ámbito en el que se da eso que alguno ha venido en llamar cancamusa. Uno, que se dedica a escribir poemas a tiempo completo (más o menos, entiéndase), está harto de ver por todas partes cancamusa artística. Ustedes me entiendan.

Precisamente ayer comentaba con unos amigos entre Tanquerays y Brugales la dificultad de hacer algo realmente novedoso en lo relativo a la expresión artística. O sea, el arte. El arte, no las gilipolleces de colgarse seis semanas boca abajo. O la de pasarse 21 días durmiendo en la calle o fumando porros. Será lo que quieran, pero arte no. Ya se puede ir la performance a meterse en el culo de David Blaine. De mi parte.

Claro que también cabría preguntarse por la verdadera necesidad de hacer algo “novedoso”. Se entienda novedoso, o sea. Algo completamente original que ni siquiera haya sido avistado en épocas anteriores del hombre. Yo, que desde hace ya unos años prácticamente no escribo en otra cosa que endecasílabos y alejandrinos, sigo sin ver la necesidad del verso libre ni del versículo ni de la prosa cortada arbitrariamente. Por ejemplo. Me parece así lo novedoso lo que hay detrás del contenido, es decir. La generación de poetas nacidos desde los 80 en adelante viven una época completamente diferente en todos los aspectos a las generaciones anteriores, y esa coetaneidad es lo realmente novedoso.

Personalmente, la última cosa que me pareció radicalmente original en el arte es la vanguardia del XX. Ya les conocen: Tzara, Picabia, Duchamp, Man Ray. No es que me encanten, pero hay que reconocerles que tienen, al menos, su gracia. Tal vez era una vuelta de tuerca necesaria, una forma de expresión que buscaba gritar algo a la sociedad de su tiempo. Y bueno. Vale. A pesar de todo ello, la vanguardia artística del siglo XX recibe claras influencias del movimiento romántico del siglo XIX. La afirmación del yo, la negación del logos, la exaltación sentimental, el desprecio por la historia anterior, etc. Obviamente que hay diferencias (ya me hubiera gustado leerle a Bécquer un poema del futurismo), pero aun así su originalidad, al menos en la ideología de fondo, podría ser cuestionada.

En todo caso, como las puertas de Tännhauser más allá de Orion, ustedes las han visto (cuatro artículos y ya vengo repitiendo frases, soy un crack). Me refiero a las fiestas de arte contemporáneo. ARCO. BIACS. Zemos. ¿Alguien puede, por favor, decirme dónde está la originalidad ahí? ¿En ver a quién se le ocurre la estupidez más grande? No hay detrás nada nuevo. No digo nada por ser cruel. Pero vamos, que. Tanto en la forma de expresión como en los principios artísticos que dicen defender no hay nada más que una visita a la vieja vanguardia, volver a ella una y otra vez anclándose en cosas que ya se han demostrado superadas. Y es comprensible. Difícilmente creo que haya mucho que añadir a un movimiento que, dentro de lo artísticamente aceptable, ha dado la máxima vuelta de tuerca. Antes de que quisieran prostituir al arte y nos sacaran a David Blaine en todos los telediarios.

Cuando en un arte como la música hemos inventado el ruidismo y nos hemos quedado tan agusto, difícilmente hay mucho más nuevo que hacer. Ni falta que hace. Como dijo Eugenio d’Ors, lo que no es tradición, es plagio.

Estándar

31 thoughts on “La cancamusa artística

  1. e parece muy bien que tu impulso adolescente te lleve a escribir casi de forma irreflexiva (decir “personalmente, la última cosa que me pareció radicalmente original en el arte es la vanguardia del XX. Ya les conocen: Tzara, Picabia, Duchamp, Man Ray. No es que me encanten, pero hay que reconocerles que tienen, al menos, su gracia” sólo puede ser fruto de un espasmo repleto de inmadurez), pero de ahí a no tener ni puta idea de algunas de las cosas que comentas es alarmante. Decir que zemos, que por cierto es ZEMOS98, es una feria de arte contemporáneo es una muestra de ello. Decir que pretendemos ir de novedosos es no entender en absoluto nuestro planteamiento. Precisamente aquello que criticas es uno de nuestros valores. Pero decir en público “ah… eso va a ir a cubrirlo @Trisco, si le dejan entrar gratis. Le acompaño en el sentimiento” es para ponerse en evidencia. Quizás este discursito vehemente te sirva para encandilar a los de tu cuadrilla (eres el delegado de tu clase?), pero no impresiona para quienes entienden de lo que aquí emborronas, más allá de una fugaz visita a la wikipedia. Documéntate y ya luego, si quieres, eructas. Mira, esto es un enlace y sirve, entre otras muchas cosas, para dejar de mirarse el ombligo de vez en cuando: http://www.zemos98.or/spip.php?article1153?sommaire

  2. Yo no soy delegado de nada, y además me parece que tanto tú como los demás asociados lo que queréis es venderle la moto a la gente con auténticas gilipolleces que aportan prácticamente nada a la cultura. Eso sí, las subvenciones nos gustan a todos. El día que os preocupéis por algo realmente interesante o importante me retractaré de lo que he dicho. Mientras tanto, seguiré “eructando” sin “tener ni puta idea” de lo que digo.

    ¡Se me enfadan los cancamuseros!

  3. Por cierto, “mi cuadrilla” son poetas que de adolescentes ya tienen poco en su mayoría, con libros, premios, y lo que es más importante, buenos poemas a sus espaldas. Vuestra “cuadrilla”, por otra parte…

  4. cometa dice:

    ya ves, la poesía es super novedosa. Y muy maduro el comparar cuadrillas o decir que el arte es esto o lo otro. ¿Quién mierda eres tu para decir que es arte y que no?

    Los cancamuseros y cancamuseras no se enfadan, están día a día a saco para que esta ciudad, para que el sur salga en los mapas por algo más que una desaparición, la semana santa y la feria de abril… Olé!!!

    La pregunta que yo te hago es: que haces tu por la cultura? que haces tu por el arte? responde primero a esa pregunta y luego crítica a los demás por hacer cosas que tu ni siquiera entiendes.

    Paz y amor.

  5. De momento, haber publicado un par de libros, escribir en la revista Númenor, disponible en su Casa del Libro más cercana.

    Que tú creas entender una basura, o que incluso la entiendas (te dejo ese beneficio), no significa que deje de ser una basura. Afirmación patrocinada por Eduardo Castro.

    Y yo que creía que a los intelectuales como vosotros os habían enseñado que los argumentos ad hominem desacreditaban al que los usaba. Primero lo de la cuadrilla, y ahora que quién mierda soy y que si no entiendo. Ay…

  6. Eduardo Castro dice:

    Mucho insultar al crítico Cerero, pero aún no he visto una sola respuesta que le contradiga con razonamientos y sin insultos. Yo que no suelo estar de acuerdo con tus formas de criticar, @bukowski, está vez veo que estas siendo insultado injustamente. No has insultado a nadie en tu post y encima vienen a tublog diciendo que de eso no puedes escribir. Juanjo Muñoz, un tipo cabal por lo poco que sé de él, se está equivocando está vez. Y los que venís aquí al blog insultando y sin aportaciones, os diré algo: de momento en está ciudad, en el sur no está prohibido expresar una opinión en público; si no os gusta, simplemente dad argumentos o pasad de ello.

    Vaya estupidez de polémica se ha montado. Espero que Zemos, un movimiento muy respetable en mi opinión, no tenga la misma naturaleza que estos individuos que están insultando.

    Un salud a todos. Dejaos de broncas, que es San Patricio y deberíamos estar bebiendo cerveza negra en lugar de discutir chorradas.

  7. Bah, eres aburrido y autocomplaciente. Y un perro bastante bien amaestrado de tu “cuadrilla”.

    Intentas dártelas de intelectual con citas muy superficiales criticando sólo para llamar la atención de tu círculo ideológico, no para construir nada. Quédate con lo bueno de las cosas y deja ya de echar bilis. He leído a Eugenio D’Ors, e incluso a su nieto y me gustan algunos versos suyos. Otros no y no pasa nada. He leído a otros poetas que tu lees y no me gustan, y tampoco pasa nada. Pero no suelto tu mala baba.

    No has propuesto nada con tu post, por lo cual no hay que debatir nada. Sólo comentar tu poca gracia para insultar.

  8. Lo de “bilis” lo había mencionado yo antes, lo que me lleva a pensar si no habrás sufrido de ecolalia, una perturbación muy normal que suele manifestar la gente que no entiende lo que le están diciendo. Espero que me hayas entendido bien.

  9. En serio, eres, de todos los comentaristas, el más risible de todos. Mosqueado como un pavo Dios sabe por qué, soltando aquí toda la mierda que se te ocurre sabiendo que puedo borrártela cuando me parezca, y encima dándotelas de culto e inteligente. ¿Sabes lo malo? Cualquiera que conozca el ambiente sabe que la gente como tú abunda en el tipo de sitios de los que hablo en el artículo. Y la gente así, la gente como tú, que se toma demasiado en serio a sí misma, a lo que dice y, en general, a todo, da mucho asco. Espero que me hayas entendido bien, ecolálico.

  10. Por cierto, sigues -seguís- sin hacer otra cosa que intentar descalificarme, a mí y a “mi cuadrilla” -aún está por concretar qué es eso, o acaso si os referís a toda la gente que piensa algo parecido a lo que yo pienso-, sin dar ni un argumento coherente ni hablar del tema de fondo. Seguid dejándoos en evidencia.

  11. Muy buenas, las cosas parecen que se sacan de madre en un segundo y medio.

    He leido tu post y aunque no lo comparto, no lo censuro. Cada cual es responsable de sus palabras y es libre de usarlas como quiera. Claro está que también es libre cualquier persona de responder a esa crítica de la misma forma que tu las planteas. Yo sigo una norma básica a la hora de hablar/comentar/vivir, mi libertad termina donde empieza la del otro.

    Nosotros, ZEMOS98, recibimos subvenciones porque ofrecemos algo a la ciudad, a la sociedad, simple y llanamente. Nadie trabaja gratis. Lo curioso es que cuando se subvenciona a los bancos o a las grandes multinacionales a la gente le parece normal, incluso bueno. Nosotros ofrecemos cultura, una cultura diferente a la que se suele ver en esta ciudad.

    Como comprenderás nos podemos sentir insultados cuando nos comparas con la BIACS o con ARCO, que no son más que ferias de arte contemporáneo donde se compra y se vende. Creo que nosotros somos más que eso. Desde que creamos el festival, hace 11 años, hemos querido mostrar al mundo las cosas que se hacen en el audiovisual, que normalmente pasan desapercibidas por la mayoría. Empezamos queriendo mostrar nuestras paridas y eso se fue convirtiendo en querer mostrar las paridas (cariñosamente hablando) de otra gente.

    Bukowsky, nos sentimos mal cuando alguien como tú nos ve de esa forma, porque creo que algo estamos haciendo mal a la hora de trasmitir lo que somos o pretendemos ser. La otra posibilidad es que el problema sea tuyo, que tu mala baba no te deje ver más allá de tus poemas, pero no pienso eso, si alguien no entiende lo que digo lo primero que pienso es que me he expresado mal.

    Frases como “lo que queréis es venderle la moto a la gente con auténticas gilipolleces que aportan prácticamente nada a la cultura”, que quieres que te diga, es insultar por insultar. Porque puede que te parezca mal lo que hacemos, pero llamarlo gilipollez o que no aportan nada a la cultura me parece un poco fuerte. Por otra parte si de verdad quisiésemos vender la moto, ya haría tiempo que la hubiésemos vendido, llevamos 11 años haciendo el festival (creo que es la segunda vez que lo digo).

    Yo no dudo que hagas algo por la cultura, el arte o lo que sea, de hecho tener un blog como el tuyo o pertenecer a un grupo como “Sin Futuro y sin un duro” me dicen que sí haces cosas, pero permite que los demás también las hagamos, a nuestra manera, y sin insultarnos por ello.

    Por otra parte, macho, un poco de humildad tampoco viene mal no?. El blog es tuyo y puedes hacer lo que quieras con el, pero creo que amenazar a la gente por Twitter con publicar un post hablando de los antipensamiento único que realmente no lo son o vanagloriarte de poder borrar un comentario cuando quieras me parecen fuera de lugar y contra de la filosofía de Internet. Si de verdad crees que somos personas que creemos en el pensamiento único por favor pásate un día por nuestra oficina y verás como cambias de opinión. De buen rollo.

    Dices que solo se lanzan insultos contra tí y ninguna respuesta a lo que dices. Bueno voy a poner una frase tuya, del segundo párrafo que dice:

    “El arte, no las gilipolleces de colgarse seis semanas boca abajo. O la de pasarse 21 días durmiendo en la calle o fumando porros. Será lo que quieran, pero arte no.”

    Como te dice, de malas formas, cometa, ¿Con que autoridad, moral, artística o como quieras llamarla, dices que algo es arte o no? Te podrá no gustar, te podrá parecer una pérdida de tiempo, pero no puedes decir que no es arte.

    Después, cuando nos nombras directamente a nosotros dices: “¿Alguien puede, por favor, decirme dónde está la originalidad ahí? ¿En ver a quién se le ocurre la estupidez más grande? No hay detrás nada nuevo. No digo nada por ser cruel. Pero vamos, que. Tanto en la forma de expresión como en los principios artísticos que dicen defender no hay nada más que una visita a la vieja vanguardia, volver a ella una y otra vez anclándose en cosas que ya se han demostrado superadas.”.

    ¿De verdad no has pensado que nos podemos sentir insultados? O eres muy inocente o lo haces con toda la mala leche. Y la verdad me suena más a “lo mío es lo mejor y lo de los demás es una mierda” cuando estábamos en clase de Educación Plástica y Audiovisual” en el instituto y el niño pejiguera se quiere hacer notar. Sin ofender.

    Nada más, por ahora amigo Bukowski, te invito, como no puede ser de otra forma, a que participes en el Festival Internacional ZEMOS98 11 edición Educación Expandida. Ven a los conciertos, ven a las proyecciones de cortos, ven a las conferencias y ven a tomarte un café (los alcoholes duros te darán la cara con los años) con nosotros y hablemos reposadamente.

    Un abrazo.

    PD: bien por tí que tienes libros en La Casa del Libro. Nosotros tenemos 3 y algunos DVDs más aquí http://www.zemos98.org/spip.php?article431 (cada uno hace publicidad de los suyo ;-) no?)

  12. Gracias por tu aportación, Juan. Sólo una cosa: sentirse ofendido o no es algo completamente personal, siempre que no haya un insulto claro (acordándose de familia y demás). Entiendo por tu comentario que crees que estoy equivocado con respecto a la concepción que tengo de Zemos. Siendo así, no sé por qué te molesta exactamente lo que yo diga o deje de decir. A mí personalmente, que también me han criticado mi obra para mal -no muchas veces, por suerte, pero alguna-, siempre que no sea alguien cuyo criterio y opinión valore, me importa un carajo (asín a lo vulgar) lo que diga o deje de decir.

    Con respecto a las discusiones sobre lo que es o no es arte, todo está en una cuestión de principios: el que no tiene principios acaba llamando arte a cualquier cosa. Y sobre ese punto no nos vamos a poner de acuerdo.

  13. Me da pena que una discusión sobre un tema tan interesante se haya convertido en una sarta de insultos por culpa de algunos que no tienen ni idea ni de la libertad de expresión (que acaba donde empieza el insulto, y que no consiste en callar la boca a nadie ni impedir sus opiniones) ni de lo que es aportar argumentos que contrarresten la opinión contraria sin menospreciarla ni despreciar a su autor.

    Bueno, pasemos al tema.

    En primer lugar, dedicaré unas líneas a “Cometa”, quien comienza su aportación diciendo en tono irónico que “la poesía es super novedosa”. Evidentemente que no, amigo (o amiga, no sé, que me disculpe si yerro). La poesía tiene como cuatro mil años. Tanto más motivo para tenerle un respeto, sobre todo si se la trata con el mimo y el cariño con que lo hacen Bukwoski y el resto de miembros del Grupo Númenor, al cual pertenece.

    ¡Y que no es una cuadrilla, oiga! Cuadrillas son los grupúsculos de seudoartistas que van de vanguardistas y superalternativos, inventando movimientos y actividades que no tienen base artística, que no tienen relación entre sí, vacíos, sin interés y cuya única justificación es la actividad en sí misma. Algo así como “el arte por el arte” de las vanguardias de los años 20, pero con un espíritu de modernismo absluto, de “esto es totalmente nuevo y no tiene nada que ver con lo anterior”, de prepotencia al decir “nosotros somos los únics que nos movemos en Sevilla para hacer (ponga aquí su disciplina favorita), y además los renovamos y los acercamos al público”. Una actitud como la que usted, Cometa, presenta en su comentario, cuando defiende a sus artistas al decir de ellos que “están día a día a saco para que esta ciudad, para que el sur salga en los mapas por algo más que una desaparición, la semana santa y la feria de abril”.

    Esto, Cometa, es atribuirse la actividad cultural de toda una ciudad a uno mismo. Esto se llama ombliguismo. Algo que, curiosamente, Preescolar critica en su primer comentario. Algo que también podemos ver en eso de “quién mierda eres tú para decir qué es arte y qué no”. Claro, el clásico (no) argumento de sentirse superior a quien escribe en todos los órdenes de la vida. Supongo que tú sí sabrás decirnos qué es arte y qué no. Qué es cancamusa y qué no. Como muchos círculos de seudoartistas que, por desgracia, abundan en Sevilla, que se entretienen en descalificar al resto de colectivos culturales, en lugar de aportar algo con contenido, aparte de esas representaciones de vanguardia vana y carente de sentido.

    Y, por cierto, lo de las cuadrillas no salió precisamente de un comentario de Bukowski. Supongo que en el Simposio de Educación Expandida te podrán enseñar a leer antes de comentar.

    A continuación, paso a contestar a lo que dice Preescolar, aunque poco tengo que añadir a lo que comenta Eduardo Castro (gran vendedor de motos, por cierto): realmente, aparte de decir al autor de esta entrada que es un “adolescente impulsivo” e “inmaduro”, que no tiene “ni puta idea”, y otras cosas similares, en ningún momento ha dado un argumento de peso para defender el movimiento Zemos98, del cual forma parte, o el festival que organizan.

    Me parece totalmente lícito que cada uno quiera defender lo suyo. De hecho, ahí está la gracia: en que haya debate y en que podamos sacar algo positivo de cada discusión. Pero esto es imposible si los comentarios se reducen a desacreditar al autor de una entrada de blog básicamente porque critica a la vanguardia y los movimientos que van de supermodernos y que intentan vender como “arte” un montón de salas llenas de pajas mentales vacías -y que, como digo más arriba, ni tienen relación con el arte ni justificación artísica más allá de la misma paja mental- a un público que, lejos de estar curado de espanto, se sorprende con cualquier cosa. Algo que, por otra parte, tampoco tiene mucho mérito.

    Que en la época en que, más que nunca, se tiene por arte cualquier cosa (muestra de ello es que al hecho de que una tía se meta en una urna durante tres días ya lo califican como “poesía”) surjan voces que cuestionen la línea artística que se está imponiendo en Sevilla, cada vez más en torno a la tramoya vacua y menos relacionada con el arte en sí, me parece absurdo y totalitario. Como se ha dicho ya por el twitter, pensamientouniquista. Lo digo incluso sabiendo que se me van a tirar encima con eso de que “hablas muy ligeramente de pensamiento único”, pero es que es eso de “hacemos arte diferente” suena a viejo y raído ya. Ahora, y perdonen si les molesto, lo diferente es hacer algo que siempre se ha hecho, y renovarlo. Porque en la renovación, en la vuelta a las raíces y a lo clásico, está la verdadera esencia del arte. Ahí está lo nuevo. Ya lo dijo Eugenio D’Ors: lo que no es tradición, es plagio.

    En cambio, sacarse de la manga teorías, corrientes o espectáculos que surgen de la nada y que no tienen ninguna conexión artística puede ser muy guay, muy alternativo, y todo eso. Pero no tiene nada que ver con el arte en sí. Y no hablo ya de vanguardias de Tzara, Picabia, Duchamp et alteri, que yo de eso no tengo ni idea -lo reconozco-, sino de otras cosas que tengo que ver cada día, sobre todo en nuestra Fcom, donde tan dados son a eso del pensamiento único impuesto y a la censura de la opinión contraria al mainstream impuesto. ¡E institucionalizado! ¿Les suena esto? ¿No? ¿Y si digo “subvenciones”?

    Respecto a Manuman, poco tengo que decir. Cuando comente con mejores formas (y con algo de contenido en sus comentarios, además de insultos), hablaremos si eso.

    Por último, y dado que ha comentado mientras yo elaboraba este otro comentario, quiero expresar mi aprecio a Juan Jiménez por su cordura, aunque no me muestre de acuerdo con su postura. Desde luego, con gente como él sí da gusto discutir y hablar. Que tomen ejemplo algunos.

    Juan, no comentaré tus argumentos porque ya he redactado este larguísimo comentario y me da pereza reescribirlo. Mejor que contestadme a mí, y ya si eso escribo otro. ;)

    Saludos a todos los contertulios, y cálmense, que no se acaba el mundo.

  14. Por fin hay alguien que critica a Cerero con un argumento sostenido. Celebro el comentario de Juan Jiménez.

    Yo, que he defendido a Cerero porque creo que solo pretende ofrecer su opinión y no hacer daño a ningún grupo, expreso mi absoluto respeto por Zemos98 y sus componentes. Mi experiencia con ese grupo es de un profesor que tuvimos en la carrera y que estaba vinculado no sé en qué grado con ellos, y que no enseñó algunos vídeos sobre Zemos. Eran cosas de cine y, personalmente, me parecieron muy interesantes. Entiendo que se subvencione desde arriba a grupos que hacen cosas y que se mueven, sobre todo, si lo hacen de una forma seria como lo viene haciendo Zemos desde hace tiempo.

    Como verán, no opino exactamente igual que Cerero, repito, mi amigo; pero es precisamente eso lo que lleva a que me moleste los insultos de otros comentaristas. Zemos tiene un bagaje detrás importante, lo suficiente como para aportar razones con las que ofrecer otro punto de vista alternativo al de Cerero. Los insultos sobraban.

    En fin, repito lo dicho, da gusto leer comentarios como el de Juan Jiménez porque es posible sacar algo más que insultos y mala baba; además de ofrecer otro punto de vista, también interesante.

    Ya que estamos, retomo la pregunta que lanza Cerero. ¿Dónde está la originalidad de Zemos98? Hay quien no la ve, Cerero; y quien sí la ve, Juan Jiménez. Podrían ofrecer respuestas a la pregunta.

    PD: Lo de la pregunta lo hago por generar debate y profundizar en la cuestión, que todos conozcamos un poco más al grupo. No lo hago por buscar rencillas y broncas.

  15. Dudo que se pueda rascar en la originalidad de estas cosas. Como apuntaba en el artículo, la estética en el arte en ningún caso debería dejar de ser sólo una de las mitades de la obra: como dijo Borges, que de esto y de pelar pajaritos sabía una mijita, cómo se dice es parte de lo que se dice. El problema es que el cómo necesariamente no llena el hueco del qué, por más que algunos se empeñen. Que me digan que en vez de expresar “X” a través de la pintura o la fotografía o la escultura ahora lo hacemos a través del “videoarte” (bonito palabro) o del “multimedia” en realidad no está diciendo mucho. Está diciendo cómo, pero sigue sin haber ningún qué.

    La otra opción sería la que todos conocemos gracias a los que tratan de disfrazar a la performance de toda la vida con otro nombre para tratar de ganarse algún adepto o, al menos, algo de interés de los periódicos locales. Que si la “renovación” (sic) y la “creatividad” (más sic), que si la denuncia social, etc. Denuncia social es El grito de Munch, los fusilamientos de Goya o, a otro nivel, la pintura de Hopper. La mayoría del “videoarte” que se ve por ahí se queda como a años luz de acercarse a cualquier cosa cercana al arte. Relacionada con ésta también está la opción de “llamar la atención a la sociedad sobre X”, que es casi lo mismo pero no, porque para eso aquí últimamente todos estamos puestísimos (cocaineee) en las últimas teorías de la comunicación y blao blao, con lo cual es aún un rollo más chic.

    Pero sigue sin haber un qué.

  16. Reconozco que no conocía el significado de cancamusa , pero sí el de la pena. Y por esa palabra sí que soy capaz de intervenir.

    Nunca he sabido qué es exactamente el Arte, pero sí que desde siempre ha vivido del engaño: de convertir paredes en paisajes o palabras en música, de que un golpe se haga ritmo o de que una lágrima resista mil años.

    Pienso también que el Arte es sentimiento, y que puede ser risa y burla, y también llanto y dolor. Nunca he sabido el valor del Arte, si lo es más por quienes lo aprecian o por quienes lo venden, por quienes lo atacan o por quienes lo defienden.

    A mi me parece que el Arte es como el agua, que brota y se agota, y se comparte, y se escapa cuando queremos atraparlo. A veces lo encerramos en una urna y decimos “esto es Arte” y se escapa entonces por las rendijas como vapor de agua.

    Y también creo que el Arte es humor y teatro, y farsa y duda. El Arte es infantil y al mismo tiempo antiguo. Es curioso e inquieto, fugaz y eterno. Es local y al mismo tiempo universal. Personal y colectivo. Ya ven qué poco sé de Arte.

    Tan poco sé de esto que, cuando alguien me cuenta que el Arte es esto o aquello, lo miro entre asombrado, y receloso, esperando averiguar el truco con el que pudo atraparlo, clasificarlo, atento a la cancamusa con la que pretenderá desorientarme para que crea que ese Arte es bueno o malo.

    Posiblemente, antes de que acabe su discurso, me encontraré mirando una línea en el techo, los colores del cielo, escuchando el silbido del viento, el ruido de unos pasos, una pantalla rellena de risas y colores, para encontrar allí, seguramente, otras miradas asombradas y recelosas.

    Yo no sé si un Arte es bueno o malo. Pero me gusta dejar que el Arte se exprese, que el Arte nos encuentre. Y esperar también a que sean la pena, la alegría o la ira quienes me digan lo que siento. Posiblemente hay engaño en el Arte. Posiblemente no todo lo etiquetado así es Arte para mí. Pero eso no invalida cualquier esfuerzo por crearlo, por cambiarlo, por difundirlo, por cambiarlo.

    Y me niego a que etiqueten el Arte para mí o para otros, a que lo seleccionen o valoren por mí o por otros. Dejen los dogmas y pontificados para otros ámbitos y territorios y permitan a todo el mundo, pero sobre todo a los jóvenes, adivinar, pensar, crear y juzgar libremente el Arte que quieran. El Arte que sientan.

    Que la cancamusa del Arte nos siga engañando. Por muchos años. Con mucho gusto.

    (Este comentario se ha convertido en post. Arte que tiene uno).

  17. ¡Manu-man! Siempre me hizo ilusión encontrarme a un superhéroe.

    Bueno, esto es lo que se pretende, cotilleo y palabrerío en los medios (aún modestos como un blog). Da igual, insultos o no insultos, todo da bastante igual porque el objeto artístico es casi inexistente, es el reflejo de un reflejo de un charco. Me di cuenta de que estaba vacunado contra esto la primera vez que visité el M.o.M.A., en que las imbecilidades (como cajas de cerillas y tijeras expuestas en una vitrina, “descontextualizadas” dicen) no me impresionaron lo más minímo, es más, me irritaron por la pérdida de tiempo y energía. Eso sí, los Picasso (algunos), los impresionistas, los Chagall, sí que molaban.

    Da lo mismo. Los zemosinos o performanceros de turno seguirán con su cantinela: “a Chagall tampoco lo comprendían, etc, sois los que mataron de hambre a Van Gogh, etc”, todo entre un vocabulario a lo “propuesta”, “atrevido”, “provocador”, “reflexión”, “deconstrucción”, y lo más divertido: ¡a saco por esta ciudad y por el sur! Pero ¿es que tengo obligaciones artísticas con la municipalidad? Es cateto de cojones. No importa. No voy a discutir. Lo feo es feo y lo hermoso, hermoso. O, como dice el primer principio de la Ontología: “Lo que é, é, y lo que no é, no é”.

    ¡Un pico y una pala!

  18. Hola Jesús,

    Gracias por lo de superhéroe, no creo que lo sea pero si tengo algún “superpoder” es ser yo mismo.

    Estoy completamente de acuerdo contigo en cuanto a tu visión del arte o “lo artístico”, sobre todo por el subjetivismo y el reconocimiento de lo lejos que estamos de comprenderlo. Es algo tan metafísico como tu última frase (no la el “pico y la pala”, que no tiene nada de metafísica) y al mismo tiempo tan material como una subvención.

    El arte no debería estas subvencionado, yo creo que no. Pero mientras tanto hay que hacer cosas, intentando ser lo más independiente posible. Lo importantes es que a todos nos mueve un impulso por eso que llamamos “Arte”, y eso nos debería unir, en vez de hacernos pelear. Y si no es por el arte por lo que peleamos ¿entonces porqué lo hacemos?

    Al final has sido el más sensato y has pasado de discutir. Yo he sido un poco vehemente y he entrado al trapo. Me quedo con lo que nos une.

  19. Manuman, creo que esa propuesta deberías hacérsela a algunos colectivos que, en lugar de proponer una unión y un arte común en el que todos los grupos aporten lo bueno que tienen, se dedican a criticar a los demás, a menospreciarlos, a tacharlos de arcaicos y de falsos poetas, artistas, etc. Y además, ahora (¡NEW!), se dedican a pelearse entre ellos.

  20. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s