apuntes

Síndrome post-vacacional

Lo malo de irse de vacaciones sin PC y tener un piso justo enfrente de la playa es que acaba uno pasando los ratos muertos mirando la playa. ¿Pero eso es bueno, no? Pues no. Es una puta mierda. Estos ratos muertos, y mi prominente barriga, me han llevado a pasar largas horas pensando en aquel fenómeno mediático surgido hace años que se bautizó como “culto al cuerpo”, aunque luego lo han tecnificado y lo han llamado vigorexia y no sé cuántas mierdas más.

El caso es que, como todos los fenómenos televisivos surgen de repente, parecía que sólo se había quedado en anécdotas de telediario justo antes de los deportes y secciones de Gente. Pero al final no. Como la operación bikini, el culto al cuerpo masculino ha alcanzado un grado de difusión que casi parece necesario.

Quiero decir, hace unos años, era “rara” la persona que iba al gimnasio. Normalmente era alguien que hacía bastante deporte, o competía, o tenía especial interés en mantener los músculos tonificados. El resto de gente “normal” iba a correr, o hacía natación o echaba pachangas de fútbol o basket con los colegas. Ahora el raro es el que no está apuntado a gimnasio Y algo a partir de marzo. Si no se te ha ocurrido la idea de ir al gimnasio o, simplemente, no ves necesidad de ello, eres un vago, no te cuidas y seguramente acabarás teniendo el tamaño de Jabba y te saldrá el colesterol por las orejas.

El caso es que para el hombre el asunto es bastante más jodido que para la mujer. Una mujer sólo tiene que estar delgada, punto. Lo consiga como lo consiga, sólo tiene que estar delgada. A nosotros se nos pide que echemos no sé cuántas horas diarias de entrenamiento en máquinas estúpidas y repetitivas para que parezca que nos han introducido ladrillos en el estómago a través del ombligo. Por supuesto, todos estos niños de gimnasio y trabajo un mes para pagarme el ciclo anual de 400€ van en sus BMW barateros con la música a toda voz.

¿Y cómo han conseguido pagarse un BMW? Pues, evidentemente, vendiendo toda su colección de camisetas, que nunca más volverán a necesitar. Porque, si se ponen camiseta, ¿qué cojones van a enseñar? Si les tapa los abdominales y ¡la mitad del bíceps! Con la de horas que los he trabajado. El caso es que, como decía, el hombre ahora tiene que tener el hombro del tamaño de una bola de bolos, y una cubitera para elefantes debajo del pecho. Y no os creáis que es lo peor: pronto viene la ola enorme de potingues, cremas, exfoliantes y tratamientos, y llevaremos todos moreno de rayos uva como algún presentador del tiempo.

Y no digo esto sólo por la queja gratuita, que de todas formas sería un motivo perfectamente válido. No es que me moleste por molestar todo esto, sino que ha llegado a avergonzarme profundamente el hecho de no haber hecho yo lo mismo. Me avergüenza no parecer un hombre de Neanderthal capaz de sostener a una mujer con cada brazo para ofrecerle mis piercings, mis tatuajes tribales, con letras moras o qué sé yo. Son las miradas de soslayo, el desprecio. Si no hay tableta, no hay hombre.

Y que conste que mi cabeza se rebela contra eso, pero por lo que parece, es así. Y no me molestaría si yo fuese asexual o tuviera 75 años, pero la pregunta que me asalta al pensar en mí y en los que hay como yo (que cada vez quedan menos, estar gordo por gusto va a acabar siendo un ejercicio de rebeldía) es: ¿y a nosotros, quién nos folla?

Estándar

9 thoughts on “Síndrome post-vacacional

  1. Yo me apunto al grupo, pero por el otro extremo (los que tienen el cuerpo de Benito Boniato). Y no te preocupes, siempre nos quedará ser más inteligentes que todos los niñatos bemeuveros juntos.

    Viva el estar blanco como una pescailla y el no tener fuerzas ni para levantar una espuerta de arena. :lol:

  2. Pues yo prefiero quedarme con mi barriguica cervecera y de tapitas, que tanto trabajo y horas de risas y colegueo me ha costado conseguir.

    El gimnasio está bien, pero para no oxidarse, los músculos se los dejamos a He-man y a su puta madre.

    Buen texto zagal.

  3. Rubén dice:

    Alguien te follará, tranquilo. Yo ni tengo barriga, ni estoy mazao a lo bestia. Solo lo que hago con el fútbol y las artes marciales. Nada más.

    Lo que sí me apetece decirte es que esto es una queja en toda regla, y que si te sientes despreciado por algo así es porque de verdad crees que es un motivo lo suficientemente apropiado como para tenerlo en cuenta.

    ¿No quieres sentirte de menos por tu barriga? No te sientas así, o métete tus horas en el gimnasio, o yo qué sé… Si quieres follar, y solo eso, puedes irte de putas, pero si no te gusta, también tienes la posibilidad de tratar de conocer chicas que busquen, aparte de buenos músculos, algo más, algo distinto.

    Sin ir más lejos, mi chica tiene barriga, yo no… Es más, yo tengo marcados los abdominales. No son los de un mega bestia musculoso, pero están, dicho sea de paso que yo soy más fibroso que otra cosa. A lo que iba, que mi chica tiene barriga y, sin embargo, yo la follo, o le hago el amor, como quieras. Y ella a mí. No es gorda, pero tampoco es un cuerpo escultural.

    ¿Qué pasó? Que nos conocimos… ¿De qué manera? Encontró mi blog…Así que imagínate si puedes encontrar tú una chica para ti, e incluso más. No te quejes tanto si de verdad te gusta tu barriga, y qué te importará a ti de dónde saquen la pasta para el BMW… Ayns.

    Eso sí, no esperes que te caigan las chicas del cielo… Hay que currárselo y eso. Estoy seguro de que de todas las que viste pasar por la playa, alguna habría que no se pirrase por un simple montón de carne bien esculpida…

    Pero seguro. XD

  4. Ya sé que es una queja, más bien una rabieta. De hecho, a todos mis amigos a los que les he comentado cosas de este post, les he hablado de él como “las quejas de un gordo”. Pero vamos, que es un cabreo de los que se pasa a los 10 minutos, ya ni me acuerdo de esto xdd.

    Y en lo de conseguir un Mercedes, estamos trabajando.

  5. Rubén dice:

    Jajajajaja pasas del BMW al Mercedes… Buena, pero complicada, elección. XD

    PD: Fijo que no estás tan gordo, después de todo. Pero vamos… Mueve el culo si acaso XD

  6. Lo que hay que tener gordo es el nabo. Y la billetera, si eso. De lo demás no hay que preocuparse.

    Y sí, el Mercedes mola más. Ahora cualquier niñato cani lleva un BMW. Pasa uno por tu lado y dices en voz alta: “¡Hostia, un BMW! Nunca había visto uno”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s