versitos

Otro poema nuevo

Es una casa antigua, la calle Paulo Orosio,
es el hormigón frío y una foto del viejo.
En la foto del viejo chirría una cigarra,
y está él sonriente, y está el sol de agosto.
En ella no estoy yo, no lo estoy, le sigo,
le sigo y no le alcanzo, se va, se va dejando
su voz profunda en el hormigón frío y las cigarras,
me está diciendo algo, le sigo, no le alcanzo.
Contemplé aquella foto de niño y ahora miro
mi yo de nueve años que le sigue y es nada,
es nada él, y yo, y aquella foto,
y el viejo está parado y sonríe a la cámara,
diciéndome, hijo mío, un día verás la foto,
y me perseguirás, ansioso, y me habré ido.
Me quedo en las esquinas, en el hormigón fresco,
ya no me persigas, que estoy en las cigarras,
si escuchas, en agosto, verás mi voz profunda,
y me verás corriendo, feliz, entre las calles.

Estándar

8 thoughts on “Otro poema nuevo

  1. Y me verás corriendo, feliz, entre las calles. Tienes una voz poderosa, mítica, yo qué sé. Dices algo y se dispara, dispara luz.

    ¿Te vienes el viernes? Luego beberemos, cantaremos…

  2. En realidad el viernes vamos a ver a este, y cuando termine el recital empieza el rollo rojero. Justo en el momento en el que despegamos el culo de las sillas y salimos cagando leches sin prestar atención a las miradas e ignorando al foco del líder que nos alumbra y nos invita a quedarnos. En el instante en que atravesamos la puerta de salida y llegamos a la calle, comienza nuestra historia de copeteo hasta altas horas de la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s