apuntes

Mostrar

Siempre que he iniciado un blog, o al menos en los últimos que tuve, arranqué y traté de mantener siempre un espíritu: el de que el blog debe cumplir la función del maestro: debe mostrar. Sé que algunos de mis lectores preferirán mis prositas insulsas, los poemas remachados, las reflexiones de adolescente al que le faltan 10 o 20 docenas de libros -al menos- encima. Quizá piensen que eso habla de mí más que cualquier otra cosa, que es más sustancioso, por así decirlo. Pero creo que se equivocan. Alguien que ofrece aquello que le gusta, algo que, de alguna forma, es suyo, o ha hecho suyo, con toda probabilidad entrega secretamente -o no tanto- algo que dice más de él que cualquier cosa escrita o dicha por él mismo. Por eso es fascinante visitar casas (brevemente), mirar los pósters, los discos, las películas, las figuras, los adornos: es la vida secreta de los símbolos, que se alzan por encima de la volatilidad de las palabras (dejando la poesía fuera del asunto). Feliz es el momento en el que, finalmente, entiendes la mágica poesía de estos versos: Pablo Moreno, un día, me regaló una pluma. / Más tarde me enteré de que era una Sheaffer.

Estándar

One thought on “Mostrar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s